EVOLUCIÓN DEL CASTELLANO

Los animales más mortíferos del planeta


Te contamos cuáles son los diez animales más peligrosos sobre la faz de la tierra.

El búfalo del cabo: esta bestia que habita las sabanas subsaharianas del África, es considerado como uno de los animales más mortíferos de la naturaleza, sus 900 kilos de peso hacen que a una velocidad promedio de 50 km/h sus cuernos se conviertan en un arma mortal para cualquier individuo o animal que se le acerque. En la actualidad solo tienes dos predadores, el león y el cocodrilo.







El tiburón blanco: este monstruo del océano ha sido el protagonista de película e innumerables 



historias de terror, en la edad adulta llega a medir unos 7 metros de longitud y puede tener un peso de tres toneladas. El tiburón blanco puede ejercer una fuerza con su mandíbula 300 veces mayor a la de un humano.


La cobra asiática: este animalito originario de la india aplica un veneno mortífero a sus víctimas, sus ataques en su mayoría se presentan en los cultivos de arroz en la India donde generalmente atacan a los desprevenidos recolectores. Su veneno puede matar a una persona en menos de 40 minutos sino se suministra un antídoto.


Cocodrilo de agua salada: este gigante depredador de las costas australianas llega a pesar unos 1200 kilos y puede llegar a medir hasta 7 metros de longitud, es considerado como uno de los mayores depredadores de la naturaleza y su mordida puede ejercer una presión de 1770 kg sobre la presa.


El elefante: este poderoso animal es uno de los más mortíferos de la tierra debido a su gran territorialidad y posesión, su peso en su estado de madurez puede llegar a las 11 toneladas. Cada año se reportan unos 600 ataques hacia personas que han sobrepasado o invadido el territorio de este animal.


El hipopótamo: Esta mamífero originario de África pesa unas 3 toneladas en su completa madurez, es capaz de alcanzar una velocidad promedio de 30 km/h, sus colmillos pueden llegar a medir unos 50 centímetros y la fuerza que pueden llegar a tener sus mandíbulas equivale a unos 8100 Newton de presión.
















La medusa australiana: este peculiar y aparentemente inofensivo animal, es uno de los predadores más peligrosos de la naturaleza, sus tentáculos cargados de veneno pueden llegar a medir 80 centímetros y sus ataques se presentan por lo general en aguas calmadas. La muerte en persona se presenta después del contacto con el tentáculo por que generan el síndrome irukandji, que triplica el ritmo cardiaco y duplica la tensión en la sangra, generando muerte por embolia cardiaca.


El mosquito: este pequeño insecto es el responsable de casi 2 millones de muertes al año en humanos por la transmisión de diferentes enfermedades. En la actualidad existen unas 400 especies de las que se desprenden unas 40 que son las encargadas de propagar la Malaria en el mundo entero.



La rana dardo venenosa es originaria de la costa pacífica de Colombia y de Panamá, su mayor defensa es su piel que está dotada con un venenoso y tóxico alcaloide llamado “batraciotoxina”. Un gramo de este líquido segregado por su espalda es capaz de aniquilar a 20 personas, ya que inhibe los impulsos nerviosos de manera inmediata causando un ataque cardiaco.










El León africano: el rey de la selva no podía quedarse por fuera, este animal llega a pesar unos 180 kilos y mide unos 100 centímetros, su velocidad puede llegar a un máximo de 59 km/h, su mandíbula puede perforar el cuello de sus víctimas gracias a los 8 cm que alcanzan sus colmillos en el estado adulto.